Porque Bostezamos? Y porque se contagia?

¿Por qué bostezamos?

El bostezo es un mecanismo natural de aviso: el organismo necesita reposo o un cambio de actividad. Se produce de modo involuntario, tanto en el hombre como en los animales, para indicar que hay necesidad de reponerse mediante el sueño.

El sistema nervioso recibe información del cansancio o el aburrimiento que está provocando una disminución de la atención, pérdida de concentración, laxitud muscular… Es entonces cuando entra en juego el sistema nervioso autónomo, responsable de que, de pronto, los ojos se cierren y la boca se abra al máximo, al tiempo que se inspira profundamente. Después se produce una pausa en el proceso respiratorio, conocida como apnea, a la que sigue una espiración del aire. Esta puede ir acompañada de un ruido característico que, en ocasiones, resulta incontrolable.


Entre las características de los bostezos se pueden citar:

Si se reprime o evita, el proceso resulta insatisfactorio, incluso molesto.
No se puede interrumpir una vez iniciado pues posee una intensidad característica.
Se contagia.
La que más llama la atención es la referente al contagio. Verlos, oírlos o incluso pensar en ellos puede desencadenar el mecanismo del bostezo.

Aunque no se sabe el motivo con exactitud, parece ser que el bostezo es un medio para comunicar a otros el cambio en las condiciones del entorno o del interior del cuerpo, como una manera de sincronizar comportamientos, en lo que puede ser un mecanismo residual de un comportamiento gregario. Así es una herramienta social, el medio por el que se coordinan la horas de sueño del grupo.

*Aunque todos los vertebrados bostezan, sólo los humanos y los chimpancés tienen un bostezo contagioso, al ser dos especies que han desarrollado una complejidad social superior al resto.

* En personas esquizofrénicas o con autismo, que presentan una merma en la empatía y en la capacidad de comunicación, el bostezo por contagio está prácticamente anulado.

*Como el bostezo puede expresar mensajes antisociales (aburrimiento, rechazo, cansancio…) se intenta disimular el bostezo cubriendo la boca con la mano.

¿Por qué el bostezo es contagioso?

Gran parte de los lectores lo comprobaron al leer la anterior entrada sobre el tema. Al ver las fotografías del bebé o del leopardo bostezando, terminaron ellos haciendo lo mismo. Y si alguien se había resistido a ello, algún otro terminó por hacerlo durante la lectura del artículo. Ahora bien, tampoco es algo infalible, también hubo personas que no sintieron el impulso de bostezar.

Estudios realizados en personas comprobaron que alrededor de un 50% de ellas terminaban bostezando tras ver videos de otras personas que también bostezaban o sólo por el hecho de oír a alguien hablar sobre el bostezo. Y eso no termina ahí, leer o pensar en bostezos también lo desencadena. Incluso los ciegos, cuando oían bostezar a alguien en grabaciones, también lo hacían. Todo ello indica que el contagio es algo que se produce en todas las personas en algún momento. Pero, ¿desde cuándo exactamente?

Hace tres años, dos psicólogos realizaron un curioso experimento sobre niños cuya edad iba desde los 2 a los 11 años. En sí, el planteamiento era muy sencillo. A los niños se les hacía dos pruebas básicas:

-Se les ponían videos de gente que aparecía bostezando.

-Se les alentaba a leer o escuchar una historia sobre los bostezos.

Después todo era cuestión de observar atentamente a los chavales y ver cuales llegaban a bostezar y cuales no. Los resultados fueron, cuanto menos, sorprendentes: Los videos de bostezos no provocaban nada en niños con menos de 5 años, y las lecturas o escuchas de historias sobre bostezos tampoco desencadenaban nada en niños con menos de 6 años. Conforme la edad del niño aumentaba, las probabilidades de reaccionar con un bostezo eran mayores. (Cualquiera que desee corroborar los resultados y tenga algún niño pequeño a su cuidado puede comprobarlo fácilmente, imite un bostezo lo más disimulada y espontáneamente que pueda y observe la reacción.)

contagiobostezo2 ¿Por qué bostezamos? Parte II

Si el bostezo espontáneo aparece desde el embrión de 12 semanas y sólo el bostezo por contagio aparece a partir de los 5 años, debe haber un papel social además del biológico. La pregunta del millón es: ¿Qué papel social desempeña exactamente? Esta pregunta va irremediablemente ligada a la causa del carácter contagioso del bostezo. Si supiéramos la causa podríamos conocer el papel social y viceversa, si conociéramos el papel social podríamos deducir la causa.

Actualmente hay cuatro teorías que intentan esclarecer esta causa. Pero, como veremos a continuación, alguna se contradice con los hechos comentados anteriormente. Pasemos, pues, a explicarlas:

1-Teoría Fisiológica (Basada en la Teoría de los Niveles de Oxígeno comentada en la primera parte)

Según esta teoría, como el bostezo se produce por una disminución de la concentración de oxígeno y el aumento de dióxido de carbono en sangre, sería lógico pensar que si hay una gran cantidad de personas reunidas en una sala y alguna empieza a bostezar (debido a una alteración de los gases) habrá más gente que bostece por encontrarse en las mismas condiciones. Es decir, si una persona bosteza porque la sala tiene unos niveles de oxígeno ligeramente inferiores, es normal que las personas que se encuentren allí también bostecen.

Sin embargo, esta teoría es fácilmente refutable:

Primero, porque se realizó un experimento con personas en salas en las que los niveles de oxígeno se aumentaban más de lo normal. El resultado: La frecuencia de los bostezos no variaba con respecto a salas en los que los niveles de oxígeno eran normales o inferiores.

Segundo, no explicaría por qué en niños con menos de 5 años, independientemente del lugar, nunca se contagian con los bostezos. Si la causa fuera el oxígeno, ellos también se verían afectados y bostezarían.

Tercero, no explica por qué los videos, las lecturas, las escuchas sobre bostezos provocan un contagio de éstos en gente con una edad superior a seis años.

Así que creo que esta teoría podemos dejarla como descartada en cuanto al papel contagioso (que no tiene por qué ir en contra de una causa biológica del bostezo, en un principio).

2-Teoría del Aburrimiento(Relacionada con la teoría de la Transición Biológica del Cuerpo descartando su papel social)

Si un grupo de personas se encuentra ante una misma situación aburrida, es normal que varios individuos terminen bostezando. Puesto que es el cambio en el estado de alerta lo que provoca el bostezo, si varios individuos cambian a un estado de menor atención no tardarán en aparecer varios bostezos en el grupo.

Esta teoría es más probable que la anterior. Explicaría por qué en algunas situaciones la gente comienza bostezar frecuentemente sin ni siquiera haber visto a otras personas hacerlo. Pero, al igual que la teoría anterior, no explica por qué se contagia en fotos, videos, lecturas o escuchas de bostezos.

3-Teoría Intimidatoria(Relacionada con la teoría del Gesto de Intimidación)

El bostezo fue en sus inicios un signo de comunicación con un sentido intimidatorio y territorial. Con el paso de miles de años y que nuestros dientes fueran haciéndose cada vez menos “intimidantes” fueron perdiendo este sentido y han quedado como un mero reflejo vestigial al igual que cuando se nos eriza la piel en situaciones de furia o miedo.

Esta teoría explicaría entonces por qué se contagia el bostezo por cualquier medio audiovisual pero no daría una explicación convincente a por qué entonces el bostezo se produce sobre todo en las horas cercanas a acostarse o despertarse. Si fuera un gesto intimidatorio no tendría sentido que se produjera en esas situaciones. En cambio, los bostezos que se producen en babuinos sí tienen un sentido intimidatorio y se dan sobre todo en los machos antes de una pelea. Ellos, además, tienen unos colmillos lo suficientemente desarrollados como para ser bastante intimidatorios:

contagiobostezo3 ¿Por qué bostezamos? Parte II

Tan sólo podría ser plausible si este gesto intimidatorio estuviera relacionado con un gesto del estado de alerta del individuo.

4-Teoría de la Mente (Evolucionaria)(Relacionada con la teoría de la Transición Biológica del Cuerpo junto su papel social)

La más fiable y que explica todos los datos mencionados anteriormente. Pero para que esta teoría se posicione como la única y definitiva se tienen que realizar aún más estudios que la refuercen.

Cuando la persona pasa del aburrimiento a un estado de alerta o viceversa, lo comunica inconscientemente a través de un bostezo para que los de alrededor se den por enterados y puedan actuar en consecuencia con otro bostezo. Hace miles de años este signo podría haber tenido una gran importancia a la hora de coordinar las horas de sueño o de despertar en el grupo. Por tanto, se trataría de un acto de comunicación con un papel social importante. Esto explicaría por qué en niños con menos de cinco años no se contagian con los bostezos pero sí que bostezan por sí mismos. Ellos pasan, al igual que los adultos, por estados diferentes de alerta pero, la gran diferencia es que aún no han aprendido ni asimilado inconscientemente el significado comunicativo que posee el bostezo. No han desarrollado la empatía suficiente ni tampoco son conscientes de sí mismos (un niño con menos de dos años no se reconoce en el espejo).

Esta teoría explicaría además por qué se produce una mayor frecuencia de bostezos en personas más conscientes de sí mismas y que desarrollan una mayor empatía hacia los demás. Y, también explicaría por qué sólo los humanos y los chimpancés desarrollan el bostezo contagioso. Son dos especies que han desarrollado una complejidad social superior al resto de especies, con una empatía y una consciencia de sí mismo. (Aún tengo que asegurarme de si hay estudios de bostezos en delfines, porque quizás en ellos también puede producirse…). Aquí hay un video de un estudio que se realizó en chimpancés y dónde se puede ver claramente como ellos también se contagian por los bostezos. Mientras que en humanos el porcentaje de contagio de bostezos es alrededor del 50%, en chimpancés es del 33%.

Además, esta teoría aportaría sentido a por qué en personas esquizofrénicas o con autismo (dónde hay una merma de la capacidad de comunicación y empatía) el bostezo por contagio está prácticamente anulado. También abarcaríamos con esta teoría la del aburrimiento. Y por qué se producen los bostezos sobre todo a la hora de acostarse y despertarse.

Personalmente y, sin lugar a dudas, me quedo con esta última teoría. Es, con diferencia, la que mejor explica todo y no tiene, hasta ahora, ningún dato que la contradiga.

Evidentemente hay muchas más teorías, pero están poco desarrolladas y son menos probables que las tres primeras.

Publicado el marzo 18, 2011 en Informacion, Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Jorge Amarilla Ramirez

    ES INCREÍBLE,PERO CUANDO TERMINE DE LEER EL ARTICULO, EMPECE A BOSTEZAR VARIAS VECES.SINCERAMENTE QUE HAY ALGO QUE ESTIMULA EL BOSTEZO,TAL VEZ SEA LA LECTURA O LA CONCENTRACIÓN.NORMALMENTE NO SOY DE BOSTEZAR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: